Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Alea iacta est

Alea iacta est Los anillos de los días se enredan en mi cuello y esta sombra me anuncia que la suerte presenta la renuncia, que están vacíos los vasos que quedan. Pero a tu salud quiebro los cristales, a la salud del que está en ese espejo, más incrédulo, más torpe, más viejo, cada vez más fuera de sus cabales. Porque el silencio exige un compromiso, porque mis labios así están sellados, no voy a gritarte lo ya callado, hablarle a la pared, cantarle al piso. Voy a apagar la luz sencillamente. Voy a pagar mi diezmo de silente.
Fernando G. Toledo
Versión levemente modificada del poema aparecido en Secuencia del caos (2006)

Entradas más recientes

La sinfonía más triste del mundo

Déjà vu

Una novela de aventuras que desborda de imaginación

Una intensa gota de tiempo

Poema escrito en Montmartre

A la orilla de la vigilia

Bob Dylan (1941) - Como una piedra que rueda

Las voces de un largo viaje

Fernando G. Toledo es el ganador de la nueva categoría del Certamen Vendimia

Pasaje a Nod