Dos poemas de «Secuencia del caos»

Acertijo, obra de Alberto Thormann.


Canciones no oídas

Está la mesa servida y la música
Desfila con su río ya trazado
Pero no estás hay silencio en la casa
Para velar el goteo indecible
De un piano que parece de otro tiempo
Ese idioma no te alcanza ni el otro
En el que todo pretende abarcarse
Y todo tocarse Nada te alcanza
El caos de las horas el oculto
Relámpago dormido de la noche
Y ese vértigo de todo lo quieto
Te cobijan Te aceptan Te adormecen
Hay luces que cambian tras la ventana
Y es un espectáculo con paciencia
Trazado por el azar laborioso
Del mundo Es un instante de fulgor
Perdido una vez más y para siempre
En las ruinas de tus ojos cerrados.

Fernando G. Toledo

de Secuencia del caos (2006)



Historia corregida



Un tren de madera por caso Un tren
Que fuera el obsequio de cumpleaños
Más antiguo encerrado en tu memoria
/Aquella mañana de invierno en casa
De tu abuela junto a la chimenea/
¿Cuántos objetos así necesarios
Que quién sabe por qué no has escogido
Acabaron en el exilio impuro
De tu historia corregida por dentro?
Trenes que pasaron sin detenerse
Astillas que no rozaron la piel
Tanto olvido junto así necesario
Juguetes perdidos y no llorados
Como unas velas extinguidas antes
De que las soplaras Este recuerdo
No es para ti Que los cumplas feliz
Tanto invierno en el espacio vacío
De lo que se escribe y lo que se borra
Aquella película de aventuras
La canción que te regalaba el agua
¿Pero los rostros que desaparecen?
¿Los nombres que faltan lo que ni sabes
Que viste y cuya ausencia te cincela?
Ahora tienes lo que nunca pediste
Una cicatriz de cuándo y heridas
Que esconden las pruebas de haber herido
El piso amarillo de aquel hogar
Tanto frío en lo que siempre perdiste
Y otro poema y una calavera
Para la suerte de ser o no ser.

Fernando G. Toledo

de Secuencia del caos (2006)

Comentarios

Entradas populares